La chica que vive al final del camino

La chica que vive al final del camino cumple 13 años. Tras limpiar y ordenar su casa, dispuesta a celebrar el día en soledad, recibe una visita inesperada. Es Halloween, pero ella aparenta no saber nada sobre la celebración, los disfraces o los caramelos. Truco o trato. Estamos sumergidos en el juego escrito por el dramaturgo Laird Koenig (Seattle, 1927). Rynn vive la adolescencia como si fuera una adulta. Cada vez que alguien llama a la puerta e invade el espacio de la chica, el padre está ocupado. Él es poeta y necesita aislarse, concentrarse en un espacio cerrado. Entretanto, Rynn tiene que lidiar con la actitud indeseable de sus arrendadores: una madre y su hijo que parecen llevar el menosprecio en los genes. 

La única referencia temporal que encontramos en esta obra es Emily Dickinson, su fecha de fallecimiento y la edad de la protagonista. Un dato adicional nos permite saber el año en el que suceden los acontecimientos. En una atmósfera siempre inquietante, Rynn y los diferentes personajes destapan poco a poco las verdades oscuras que definen la vida de la muchacha. 

Son muchas las piezas artísticas que nos hacen viajar de la mano de infantes y adolescentes que, debido a sus circunstancias, deben actuar como si fueran mayores: que ciertos personajes nos atraen a cualquier edad lo sabía muy bien Michael Ende. Lectura fácil, aunque La chica que vive al final del camino se sirva realmente del género literario por el que tanto destacó Shirley Jackson. El escritor consigue mantener el interés y la incertidumbre del lector mediante un escenario simple y una gestión narrativa excelente.

Laird Koenig también se encargó de la adaptación cinematográfica de su novela, una película que se estrenó en 1976, se tituló aquí La muchacha del sendero y fue protagonizada por Jodie Foster. Koenig falleció el pasado 30 de junio en California. Estudió Literatura y Psicología en Washington, trabajó como publicista en Nueva York y se mudó en la década de los 60 a Los Ángeles. La chica que vive al final del camino, publicada en 1974, fue su segunda obra literaria. 

La editorial Impedimenta ha rescatado un libro que se convierte en objeto de recomendación obligada. La lectura ocupa poco espacio y abarca muchas capas: el abandono, la impunidad de la clase alta y la discriminación por discapacidad física son algunas de las cuestiones que aborda esta pieza magnífica.

 

Título original: The Little Girl Who Lives Down the Lane
Título: La chica que vive al final del camino
Autor : Laird Koenig
Traducción: Jon Bilbao
Editorial: Impedimenta
Páginas: 272
Fecha de publicación: mayo 2023

Roser Ribas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *